577
31 Mar 2020 / 09:27 am

A propósito de Bruma, de Omar Garzón, y Niños de la ciudad invisible,

de Leandro Sabogal

 

Apostamos nuestras vidas a monedas invisibles que giran en el aire, como un libro a cuatro manos (en el caso de que los autores sean ambidiestros, cosa que desconozco por completo) la moneda y el libro son testigos silenciosos de nuestro destino marcado, la gravedad y la poesía en el mismo juego son presagio de honestidad, y no podemos huir impunes de ellas, muchas de estas instantáneas de vida es lo que encontramos en el libro Bruma (Omar Garzón) y Niños de la ciudad Invisible (Leandro Sabogal).

Desde la doble portada, obras del magnífico ilustrador Jean-Paul Zapata nos encontramos un lenguaje dispuesto a construir nuevas estéticas, más cercanas a un mundo en llamas, imágenes apocalípticas para un domingo soleado, el punto, la línea y el color en complicidad con la palabra. Al adentrarnos en las palabras de estos dos escribanos sobrecoge la complicidad, lejana a la complacencia, porque los dos conservan su voz, sus ritmos, sus búsquedas, son habitantes del mismo caos pero cada uno logra susurrarnos al oído sus peores pesadillas y sus más bellos anhelos, tanto Leandro como Omar logran versos de esos que no hay que adornar con calificativos para que saber que sobrevivirán en quien se adentre en ellos, salud señores, han logrado un gran proyecto.

Es extraño encontrar este tipo de apuestas en el panorama editorial colombiano, pero Piedra de Toque logra dignificar la labor de las editoriales independientes, esto ya no es casualidad, en su libro ASMA de los escritores Edwin Gamboa y Fabio Delgado, el rio ya sonaba con fuerza de avalancha.

Javier Moyano

Docente universitario y poeta

 

 

Poemas del libro Niños de la ciudad invisible de Leandro Sabogal

 

 

Día de disfraces

 

I

Fui el niño araña por un día

escalé sillas y mesas

celebré las telarañas de mi cuarto

y luché por la justicia.

 

Fui incapaz de mantener

mi identidad en secreto

mi máscara tuvo que ser viciada.

Pudo más mi antojo de dulce.

 

II

Fui un karateca.

Golpes mortales al aire y al tiempo

fue la primera vez que escapé de casa

camuflándome entre lobos.

 

Solemne y devoto.

La danza del dragón rojo y el fuego

yo creía ser el elegido

hasta que me bajaron del escenario.

 

III

Fui anciano de caminar lento

con bastón y arrugas profundas.

Jamás me sentí tan solo, como ese día

excepto, cuando un pirata y un zombi

de burlaron de mí.

 

Amé. Sí. Amé.

Como solo se ama en la vejez.

Si yo tuviera tu cuerpo

¡oh! tierno joven

y mi experiencia

no haría más que amar

con un afán mortal.

 

Cuántas hadas y felinas

cuántas doctoras y princesas

supergirls y monjitas

cuántas brujas y mujeres maravilla

Para amar en este parque.

Pero ya no me habitan.

 

 

Noche final: Aves en mi cabeza

  

¿Cuándo sentarás la cabeza?

Un día la abriremos y bandadas de cotorras

escaparán de ella.

Ismael Serrano

 

Escucho aves en mi cabeza.

Me lamento al pensar que están enjauladas

Imagino que sufren de calambres en sus alas

apretujadas en mis estrecheces mentales.

 

Podría abrirme una grieta contra el muro

y fantasear que sus cuerpos majestuosos

titilan en la lejanía.

Pero no tiene sentido demoler la fuente

de la que sus vidas penden de un hilo.

 

Escucho aves

Aves en mi cabeza.

Puede que apenas estén rompiendo sus criptas

Puede que apenas estén rasguñando sus cáscaras.

Lanzo mi vista con fuerza

para hallar nuevos rumbos en la lontananza.

Dejo que mi mirada vuele y encuentre más cielo

para cuando mis aves extiendan sus alas

y emprendan su primer viaje.

 

Siembro un bosque para sus noches

Para que

hagan nidos en las ramas más altas

y se alimenten de mis insectos más íntimos.

Escucho aves en mi cabeza

y soy más cuidadoso.

Porque permitir que las vendas se amañen en mis ojos

es una forma de cortarles sus alas.

 

 ***

 

 Poemas del libro Bruma de Omar Garzón

 

XI

(o el papá que una vez fue oscuridad)

 

No sabía lo que era. Pero, ahora lo comprendo.

Era tu luz que me cegaba y a la que temía.

Tu voz que me golpeaba en las laderas de la infancia.

Tu haz que de improvisto me partía en las mañanas.

Tu cruz de ebrio que era también mi cruz de niño insomne.

Esa vez en que no sabía lo que era pero lo supuse:

Era tu rostro que visitaba mi reflejo algunos días

en un espejo que me mostraba el laberinto de mis ojos

y que me señalaba como declarándome culpable

de la vida, de la noche y de la muerte que aún no conocía

pero que me llamaba a gritos desde mis edades más tempranas.

No sabía lo que era. Pero, ahora todo es claro:

Toda pretenciosa luz es negación y desarraigo.

Toda iluminación impuesta es amputación y herida.

La búsqueda constante es la verdadera claridad.

 

 

Tierra del cóndor

 

I (Cota)

Son las palabras

la humedad latente

que se torna luz

y sombra; niebla y verso

en las plantas de mis pies.

 

II (Gachancipá)

El rocío es la voz

que se oculta en el prado.

Verso no dicho

palabra no alcanzada.

El rocío: poema que cae.

 

III (Las cinco piedras del norte)

En el pie de la sierra descubrí

la sal y el rugido del guerrero

cuyo eco llegaba hasta el cerco.

Es Nemequene.

Desde el cerro fuerte arrojo piedras

al eterno corazón del Zipa

(Gran aliado de los labradores):

Buen Tisquesusa.

Sagipa ve a papá sol sobre Bacatá

mientras su cabeza roja cae en este río

que ahora piso y en el que nunca me bañé…

¿Cuántas voces se resguardan

en las plantas de mis pies?

 

IV (El Rosal)

Esas palabras

ocultas en la lluvia

toman la forma

de tu verso y tu sombra

en el umbral del árbol.

 

                        A Milton Campos

 

***

 

Leandro Sabogal: Artista plástico, poeta y cantautor colombiano, (Villanueva Casanare, 1986), Licenciado en Música de la Universidad Pedagógica Nacional. Gitano por adopción. 

Es bastante complejo situarlo en una sola disciplina artística. Quizá por el estilo visual de sus creaciones, ya sean musicales, pictóricas o poéticas. Habrá que hacer eco a su credo estético: "un pintor de canciones y poemas". Pinturas cantadas, poemas dibujados, poemas de otros autores hechos canción, dibujos en vivo en conciertos de otros artistas. Así y de otras formas puede uno encontrar a este artista.  Quizá será más fácil comprender su poesía o sus canciones si uno se imagina que son cuadros hechos por un niño; expuestos en un museo, en la sala de una casa o un mural callejero. 

 

Antologías en las que hace parte:

Fundación el pretexto, “Palabra libre”, 2009;

Editorial Dunken, “Las letras del face”, 2013;

Editorial cuervo de papel, “El rayo que no cesa” 2013;

Ulrika editores. "Ríos paralelos III" 2019 - antología poética taller UPN.

@leasabogal @effimerus @delavitt

 

Omar Garzón: Poeta y autodidacta con textos publicados en antologías, periódicos y revistas de

Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, El Salvador, España, EE.UU., Guinea Ecuatorial, México, Nicaragua, y Venezuela. Sus poemas han sido musicalizados por el cantautor Leandro Sabogal y traducidos al francés, inglés e italiano. Trabaja como directivo en el Colegio Van Leeuwenhoek, Director Ejecutivo de la Corporación ESHAC, Director Administrativo del Liceo Antonio Nariño Director de la Revista Occidente XXI y Director del programa radial Agridulce. Blog: farodesnudo.blogspot.com

Libros: Faro desnudo (Liga Latinoamericana de Artistas. 2011), Flores para un ocaso (Liga Latinoamericana de Artistas. Btá. 2013), Un poeta es un satélite en constante caída (Senderos Editores. Bogotá. 2015) y Bruma (Editorial Piedra de Toque. Bogotá. 2020).

Reconocimientos:

- Mención de Honor del Concejo de Bogotá: Líder Distrital de Paz 2019 (Bogotá, D.C.);
Cuarto lugar en el VII Concurso Internacional de Poesía El mundo lleva alas. Editorial Voces de Hoy. 2016 (Miami, EE.UU.);
- Finalista del Concurso Internacional de Aforismos. Cuponeta Ediciones-Logo Editorial. 2015 (México, D.F.);
-Finalista en el Primer Certamen de Poesía Rafael Maya. 2015 (Colombia);
-Tercer lugar en el XIII Concurso Internacional de Poesía Eduardo Carranza. 2015. (Sopó, Colombia);
-Segundo lugar en el I Concurso de microrrelato “Otoño e Invierno”. Diversidad Literaria. 2014 (España);
-Segundo lugar en el Concurso nacional de poesía “Poetas en Carnaval”. 2014 (Pasto, Colombia);
-Finalista 2ª convocatoria Mil poemas por la paz de Colombia. Fundación Plenilunio. 2014 (Cali, Colombia);
-Finalista Concurso “Nuevas voces para la poesía colombiana”. Corporación Ulrika. 2013 (Bogotá, Colombia);
-Tercer lugar en el Concurso Distrital de estímulos para la creación literaria. 2011 (Suba, Bogotá, Colombia).


Fundación La Raíz Invertida
Derechos Reservados Fundación La Raíz Invertida 2015

Algunas de las imágenes utilizadas en el portal han sido obtenidas de la red y son de dominio público, no obstante, si alguien tiene derecho reservado sobre alguna de las fotografías y se siente perjudicado por su publicación , por favor , no dude en comunicarlo.
PONTE EN CONTACTO
Inscríbete a nuestras redes sociales
Recibirás boletines y noticias www.laraizinvertida.com