341
2017-07-10 14:29:35

 

Presentamos seis poemas de Mónica Lucía Suárez Beltrán (Bogotá, Colombia) pertenecientes al libro Cinco movimientos y medio en el espacio, último libro publicado por la Editorial Babilonia. Tiempo, espacio e imagen se conjugan para desatar un rico universo entre la lógica, lo cotidiano y la belleza, es decir, poesía del pensamiento.

En palabras de Enrique Rodríguez Pérez: “La mirada devela la lámpara, la escalera y el muro del otro lado de lo habitual. La fatiga diaria reposa en el horizonte de la bruma de las cosas que tocamos. El cuerpo que asoma, que abre la puerta y mira desde la silla, se vuelve imagen, ruta de los invisible”.

 

 

 

 

PRIMER MOVIMIENTO:
LA MIRADA HACIA LA ESQUINA DELA PUERTA

El sonido que trae el viento al mover la puerta
se escurre lentamente por el torso.
No solo lleva consigo las voces cansadas de la ciudad,
sino el crujir extraño del tiempo.

Nace la pregunta:
¿la puerta sirve
para entrar
o
para salir?

Cuando la mirada se recuesta en ella,
el cuerpo siente el vaivén del movimiento.
Espera entonces que su vértigo suave
dé una respuesta.

La puerta se vuelve
como un umbral
que incita a los ojos
para ser sus guardas.

Está dentro y fuera del cuarto
como un péndulo lento
pegado a la puerta,
confundido,
en la ambivalencia que trae
el irse
o
devolverse.

 

 

 


CUARTO MOVIMIENTO:
HACIA LA TAZA DE CAFÉ

Luego está la sombra de la mano.
El camino que va de ella hacia la taza desprevenida
con el reflejo de su deseo.
La mano
es la prolongación de la boca
que acaba de decir un verso.

La taza ve venir la sombra
–no la mano–
que va a tomar su asa.

Verso y sombra.
Piel y barro.

 

 

 

 

PRIMER MOVIMIENTO:
LOS PIES EN LA ESCALERA

La inestabilidad de los escalones
siembra una certeza:
los caminos pueden desandarse
a medida que subimos o bajamos.

Los pies se esperan el uno al otro.
Construyen poco a poco los pasos
con el cuerpo levemente inclinado.
La posición oblicua del torso
indica una sutil reverencia al camino
al que se va a llegar.

Es menos cadenciosa la bajada,
los pies ya no se esperan,
el cuerpo evade la caída
en posición alerta
apenas sosteniéndose del aire.

A lo lejos se ve la calle en relieve.
Las escaleras parecen un río de piedra
que cae a la acera.
La peregrinación diaria del afán
sube y baja
baja y sube.

Desandan
los pies a un ritmo
y parecen conocer los escalones
uno a uno.

 

 

 


SEGUNDO MOVIMIENTO:
FIRMEZA DEL ÁRBOL

Las hojas dispuestas
horizontalmente
se asoman con el canto de las aves.
Todos los acordes
discontinuos y armoniosos
tocan las ramas.

Él
se mantiene firme.
Su tronco da un pequeño giro en la punta
y como una mano esperando
salen cinco flores rojas
–quién oyera esos ruegos
por que las cinco permanezcan–.

Ser
de raíces
de historias
de maternal instinto
de fuerza primigenia.

El movimiento interno que lo mece
vibra en las cinco flores
cadenciosas
que se abren como ojos que nos miran.

 

 

 


TERCER MOVIMIENTO:
EL PASO DELAS HOJAS DE UN LIBRO

Al pasar
abanican el aire
en desfile de letras.

Los ojos sostenidos
apenas parpadean.

Silencios entrelíneas
espacios que dejan respirar
las palabras.

Justo en el instante
en que los dedos
se posan en la hoja
para cambiar el rumbo.

Se mueven como en arco:
las hojas se dicen a sí mismas
en contorsiones frases

y es el momento pleno

En que lo que parece un silente
se escucha en el paso del papel
hacia la otra página.

 

 

 

 

QUINTO MOVIMIENTO:
EL ASOMO

No queda más que mirar por la ventana.
La soledad se aquieta
en ese instante del tiempo
que al menos
algo de aire llega al rostro.

Los edificios adquieren una belleza extraña,
porque son el único paisaje
abundante y espeso.

Los años enjaulados
se notan en los ojos
de aquella que se asoma
día tras día
al alba.

Y parece una prolongación de la rendija.

Cuando pasamos
a la hora cualquiera
sentimos el asomo
de la sombra
los ojos caminándonos.

Aquella no se cansa,
porque ya está cansada.

 

 

 

 


Mónica Lucía Suárez Beltrán (Bogotá, Colombia) Profesional en Estudios Literarios y Magíster en Educación, de la Universidad Nacional de Colombia. Autora de textos poéticos como Tenues y Tonos, Colorario de Ciudad, publicado por la editorial Anidia, en Salamanca (España) y Cinco movimientos y medio en el espacio, Editorial Babilonia (Colombia). Textos académicos de investigación, como “La experiencia de la imaginación creadora como elemento primordial de la creación poética en la infancia”, editado en la revista indexada Civilizar, “Pensar la literatura infantil: interpretación a varias voces”, Universidad Nacional de Colombia, “Estrategias de lectura”, Universidad Sergio Arboleda. Ha participado con revisión técnica, adecuación pedagógica, formación y producción de textos del Ministerio de Educación Nacional. Actualmente se desempeña como consultora en distintas instituciones y Directora del Departamento de investigación de la Corporación Universitaria Taller cinco.


Fundación La Raíz Invertida
Derechos Reservados Fundación La Raíz Invertida 2015

Algunas de las imágenes utilizadas en el portal han sido obtenidas de la red y son de dominio público, no obstante, si alguien tiene derecho reservado sobre alguna de las fotografías y se siente perjudicado por su publicación , por favor , no dude en comunicarlo.
PONTE EN CONTACTO
Inscríbete a nuestras redes sociales
Recibirás boletines y noticias www.laraizinvertida.com