270
2017-05-30 09:51:13

Un choque con la poesía de Rosa Emilia del Pilar Alcayaga Toro

 

“Contra el edificio gris
una sola flor
y todos los colores”
Alice Ruiz

 

Por Fabio Delgado Micán

Electroshock, el libro de Rosa Emilia del Pilar, es una búsqueda constante en el pasar de las páginas de los diarios, esos que van retratando los caminos por donde la gente pasa, es una crónica de los que no tienen voz y solo esperan a que la justicia visite sus casas de “cuarenta metros cuadrados” pueda entrar y sentarse en medio de las promesas que la “güisqui izquierda” abandera: Ellos juraron atravesar desiertos una larga travesía/ Pero sembraron mansedumbre y enseñaron a bailar/ Al ritmo celestial de sus consignas/ Para recitar de memoria dos por dos y cuadrar las esperanzas/ En la caja registradora de diler posmodernos. Entonces en el correr de la lectura uno va preguntándose, ¿Que necesitan los pobres de Chile o de Colombia ya cansados de discursos que no solucionan nada?

 

“Unida a miles de indignados vestidos de blanco
Artemisa escupe el rostro de Zeus
“No creo en nada, no espero nada. Soy libre”
Bailando zamba con un bidón de hachís revulsionando dogmas
Sueña disparando misiles en verso de no más de 150 palabras”

 

Y es cuando hay que devolverles a las personas su dignidad, cuando la poeta propone que desde los gritos asiduos se clame justicia que atraviese paredes, y que las mujeres y los hombres siembren desde adentro de sus vientres nuevos futuros, sin rodeos partidistas. Hacer de la humanidad de nuevo la protagonista de la historia y me atrevo a decir que no solo de ese Chile en Santiago o Valparaíso – lugares a los que la poeta escribe con angustia – sino de una Latinoamérica que debe volcarse a los latinoamericanos.

 

De esa manera y pensándonos desde la propuesta que plantea Rosa Emilia, en la reivindicación de los hombres y las mujeres que circundan la realidad de las calles, no podemos desconocer ese violento silencio al que son sometidas las mujeres, ese gemido que busca resignificarse en un sistema machista como el que vivimos y se puede perseguir a través de las páginas de Electroshock. “Su cara magullada/ Esa noche de abril de un día desconocido/ Dijo que tropezó contra un mueble/ Antiguo que estaba limpiando/ Es lo último que ella recuerda.” Así, la poeta que se va deshaciendo en versos de angustia, dolor y esperanza retoma fuerzas para seguir buscándole la lógica al mundo.

 


“En la última proclama feminista
Celebrando la tan ansiada independencia

¡Qué caro pagamos todas el precio
De tu santidad… María!”

 

Finalmente de esa ruta desconsolada que va haciéndose en cada página, Rosa Emilia llama a la esperanza y quizás nos hace a nosotros sus lectores, los protagonistas del amor que la lleva a seguir invocando no solo la justicia sino el abrazo de todos, para todos.

 

Referencias / Links.

 

Poema, Niño con ocho balas en el cuerpo.

 

Poema, Valparaíso ardiendo.

 

Poema, Mujer de pelo rubio.

 


Fundación La Raíz Invertida
Derechos Reservados Fundación La Raíz Invertida 2015

Algunas de las imágenes utilizadas en el portal han sido obtenidas de la red y son de dominio público, no obstante, si alguien tiene derecho reservado sobre alguna de las fotografías y se siente perjudicado por su publicación , por favor , no dude en comunicarlo.
PONTE EN CONTACTO
Inscríbete a nuestras redes sociales
Recibirás boletines y noticias www.laraizinvertida.com