894
07 Abr 2015 / 03:25 am

 

 

Nota de Juan Guillermo Sánchez 

selección de poemas de Camila Charry Noriega

 

 

Cuando el poeta quiere recobrar el pasado, el lenguaje es un camino para deshacer el tiempo. Así, pues, muchos de los poemas de Ak’abal ocurren en ese presente que nunca termina, pues obliga a quien lee el poema a dirigir con sus palabras las acciones de ciertos personajes que en un ‘ahora poético’ realizan ante sus ojos las circunstancias de lo que fue. El niño junto al río mira cómo se va el agua y cómo se queda el río. El recuerdo, así como el poema y como el río, persiste en la hoja; el tiempo como el agua, se va. Del pueblo se desprenden miles de ramas y caminos. El canto, los pájaros, los árboles, las flores tejen una red de símbolos que a su vez emparentan todas las páginas. En la poesía de Humberto Ak’abal, cada vez que leemos un pájaro leemos también un poeta, cada vez que leemos un canto, leemos también un poema, cada vez que leemos una flor, leemos también un mensaje, una raíz que habla, un árbol que escribe en el aire.

***

Y en este punto los abismos culturales que se alzan entre la epistemología de la sociedad a la que pertenece el crítico no indígena, y la realidad a la que se refiere continuamente Ak’abal, en cuyas raíces reposa todavía la magia, paralizan los intentos de diálogo. ¿Cómo nombrar esa ‘realidad-otra’…? ¿Cómo encontrar ese camino alterno en medio de la espesa selva que ha cultivado la razón? Walter Mignolo, desde los estudios poscoloniales, es uno de los investigadores que ha propuesto cambiar los términos de la conversación a fin de descolonizar el lenguaje académico. Por eso propone gnosis para nombrar ese tipo de conocimientos subalternos cuyas estructuras quiebran la lógica tradicional.

La invitación (aunque utópica) no puede ser otra que despojarse hasta donde sea posible de los esquemas racionales que nos configuran como lectores no indígenas y que nos impiden imaginar, comprender y solucionar las imágenes y juegos fonéticos propuestos por los poetas indígenas contemporáneos.

 

* Del libro Memoria e invención en la poesía de Humberto Ak’abal, del poeta, narrador y ensayista Juan Guillermo Sánchez

 
 
 

De Árboles, espantos y ríos
 
 
 

EL FUEGO
 
El fuego acuchillado
apaga la tristeza del leño
 
cantándole
su ardiente canción.
Y el leño
lo escucha
 
consumiéndose
hasta olvidar que fue árbol.

 
 

CAMINO AL REVÉS
 
De vez en cuando
camino al revés;
 
es mi modo de recordar.
Si caminara solo hacia adelante
te podría contar
 
cómo es el olvido.

 
 

PIEDRAS
 
No es que las piedras sean mudas;
solo guardan silencio.

 
 

HOY
 
Hoy
amanecí fuera de mí
 
y salí a buscarme.
 
Recorrí caminos y veredas
hasta que me hallé.
Sentado sobre un tanatón de musgo
al pie de una cipresalada,
 
platicando con la neblina
y tratando de olvidar
 
lo que no puedo.
A mis pies
hojas, solo hojas…

 
 

COLOR DE AGUA
 
Busco mi sombra
y la encuentro en el agua.
Tengo ramas,
 
tengo hojas,
soy árbol.
Y miro el cielo
 
como lo miran los árboles:
color de agua.

 
 

DERRUMBE
 
La noche se derrumba
y la oscuridad cae
 
al fondo del barranco:
Se hace agua
se vuelve río.

 
 

EN EL SUELO
 
La luna
busca algún agujero
 
en las casas de adobe,
entra
 
y se sienta en el suelo.

 
 

MURCIÉLAGO MUERTO
 
Y allí está detrás de la casa,
abandonado, murciélago muerto,
 
desprendido de la solera.
Cuántas lluvias
cargó es paraguas negro
 
hasta que se quedó sin alas.

 
 
 
De Animales y pájaros

 
 
 

SALVAJE
 
Soy salvaje,
rebelde a la música
 
ajena a mis oídos.
Tengo una montaña en la cabeza;
solo escucho cantos de pájaros
 
y gritos de animales.

 
 

AULLIDO DE PERROS
 
Cuando los espantos se acercan
los perros aúllan.
Uno tiembla de miedo,
le agarran ganas de orinar
 
y a veces hasta se caga.
Los espantos se descalzan
y sin decir adiós
 
se van.

 
 

EL AIRE
 
El aire baila
extiende sus alas y da vueltas.
 
el aire es un pájaro grande,
vuela alto
 
arriba del cielo;
por eso
 
solo sentimos el soplido de sus alas.

 
 

CARACOL GRANDE
 
El barranco
que está cerca de mi casa
 
es un caracol grande.
 
Cuando suena,
avisa que la sagrada lluvia
 
viene detrás del viento.

 
 
 

De Amor y sueños

 
 
 

SOLO QUIERO
 
Yo solo quiero
 
un poco de atardecer
para platicar con ella,
Escondidos detrás de algún árbol,
 
decirle que ya no aguanto más,
que se venga a vivir conmigo,
Que tengo ganas
de echarle una semilla.

 
 

DETRÁS DE TU SONRISA
 
Aunque te vistas de negro
 
y pongas la noche
de por medio;
 
detrás de tu sonrisa
llora una tristeza…
En el camino que vas dejando,
 
quedan las deshojadas flores
de tu soledad…

 
 

EL OTRO
 
Te fuiste con otro
tu risa
 
se quedó en el agua.
 
Desde entonces
todos los días
 
acaricio el agua.
Y el otro
no sabe por qué.

 
 
 

De dolor y esperanza

 
 
 

NO PUDIMOS MÁS
 
Estuvimos ausentes
un poco de tiempo
 
y no pudimos más…
 
Y ves tristeza
no podemos vivir separados.

 
 

SI NO FUERA
 
Si no fuera por el sol
 
los pobres hace tiempo
que hubieran muerto de frío.
 
de hambre
se muere poco a poco.

 
 

DOLOR
 
Me duele,
 
me duele
la miseria,
 
la pobreza…
 
Cómo quisiera ser
un pedazo de trapo
 
y servir aunque sea
de remiendo.

 
 

ROBO
 
Nos han robado
tierras, árboles, agua…
De lo que no han podido
adueñarse es del Nawal.
 
Ni podrán.

 
 
 

Humberto Ak’abal (Momostenango, Totonicapán, Guatemala, 1952). Su primera colección de poesía, El animalero (Guatemala, 1990), tuvo un éxito inmediato con el público y la crítica y llegó a la tercera edición en 1994. Una fortuna mayor le deparó la segunda colección, Guardián de la caída de agua (Guatemala, 1993), reeditado en Guatemala en 1994 y 1996, y fue recibido con gran interés en otros países de América Latina y Europa. En 1995, el autor viajó a México, donde se publicó una breve colección, Hojas del árbol pajarero. En 1996 participó en el Festival Internacional de Poesía de Medellín. En ese mismo año, el investigador guatemalteco Carlos Montemayor cura una amplia antología de su poesía en k’iche y en español, acompañada de una introducción crítica, encabezada por el propio autor Ajkem Tzij – Tejedor de palabras. Una segunda edición de esta antología publicó en 1998 la Unesco, presentada en el Instituto de Cultura Hispánica de la Ciudad de Guatemala por el reconocido escritor Mario Monteforte Toledo. En 1997 publicó también en México Retoño salvaje, y apareció una edición francesa de sus poemas. El autor fue galardonado con el título Emeritissimum de 1993, por la Universidad de San Carlos de Guatemala, y recibió el Premio Internacional de Poesía Blaise Cendrars en 1997, en Neuchâtel (Suiza).

Ha publicado además: Lluvia de luna en la cipresalada (Guatemala, 1996),Hojas solo hojas (Guatemala, 1996) y Los cinco puntos cardinales (Colombia, 1998).

Ha sido traducido al francés (Le Gardien de la chute d’eau, París, 1997), al alemán (Trommel aus Stein, Zurich, 1998), y al inglés (Selección de poemas, EE.UU., 1998). Adicionalmente la antología Tejedor de palabras fue publicada en italiano por la editorial Le Lettere di Firenze.

 

 


Fundación La Raíz Invertida
Derechos Reservados Fundación La Raíz Invertida 2015

Algunas de las imágenes utilizadas en el portal han sido obtenidas de la red y son de dominio público, no obstante, si alguien tiene derecho reservado sobre alguna de las fotografías y se siente perjudicado por su publicación , por favor , no dude en comunicarlo.
PONTE EN CONTACTO
Inscríbete a nuestras redes sociales
Recibirás boletines y noticias www.laraizinvertida.com