1486
04 Ago 2013 / 23:19 pm

     

Poetas panameños del nuevo milenio

Selección y nota Javier Alvarado*

Coordinación proyecto Fredy Yezzed

Universidad de Buenos Aires

  

Quisiera que mi voz no tuviera hoy acento personal, que llegara a ustedes como una voz anónima.

Roque Javier Laurenza

 

He decido tomar como epígrafe la primera línea de la Conferencia Los Poetas de la Generación Republicana de Roque Javier Laurenza; porque se adecúa perfectamente a la intención que me convoca a esta tarea de armar un Muestrario de la Poesía Panameña en el Nuevo Milenio (poetas nacidos entre 1970 y 1989) como la han querido titular los artífices de este proyecto a nivel Iberoamericano. Laurenza, en aquella oportunidad dio un remezón en las conciencias culturales, estéticas e ideológicas de la época, cuestionando ciertos valores; mientras que por mi parte, hoy quisiese que mi voz fuese anónima y lejos de mis acentos personales; pues es muy diferente el oficio de antologador o antólogo al de un compilador. En el antólogo, están implícitos los criterios estéticos y gustos literarios del ente o los antojos de las llamadas antojologias; en cambio en el compilador están presentes otro tipo de factores y por eso, reitero, quiero que mi voz sea anónima,  como la de un observador o de un recolector de guijarros en una corriente; con el objetivo de que estos poemas lleguen a un lector, conocedor o desconocedor de nuestra herencia literaria panameña y del trabajo poético reciente. 

El poeta Aibán Wagua, nacido en 1944 y cuya Nación Dule ocupa el archipiélago de San Blas, en el caribe panameño, posee un poema llamado Cada cosa tiene su nombre y el cual revela una gran concepción de su pueblo hacia la poesía: 

Un día tu niño te pedirá un nombre

Hermano amigo,
haz de tu palabra capaz de curar heridas

 No importa lo que digan:
¡Somos propietarios de Abya Yala!
 

¿Cómo contener en una muestra todos los lenguajes y manifestaciones poéticas de un istmo que nos pertenece con un Canal, una posición geográfica que obliga al tránsito naviero y humano y una historia fragmentada como consecuencia de todos estas instancias históricas, sociopolíticas, socioeconómicas, culturales que nos definieron y hoy aún  tan complejas que atraviesa la Humanidad? Hoy pueden hablar los clones. He recibido en este Panamá rodeado por sus mares y sus selvas estos poemas y estos versos que quizás partan de alguna pequeña luz y de alguna oscuridad y vayan a ese punto opuesto de su lugar de partida.  Pensaré en soles y lunas, en lámparas, en árboles, en playas y, por qué no, en habitaciones cerradas donde se fraguan las más curiosas hecatombes con los elementos terrestres o algún pacto con las divinidades: la creación. La poesía es secreta y al mismo tiempo no lo es. ¿Y qué es el tiempo? ¿Poetas Panameños en el Nuevo Milenio?  Si ya lo dijo Gonzalo Rojas: 

Poca confianza en el XXI, en todo caso, algo pasará,
morirán otra vez los hombres, nacerá alguno
del que nadie sabe

ya al cierre
del XXI prevalecerá lo instantáneo, no seremos
testigos de la mudanza, dormiremos
progenitores en el polvo con nuestras madres
que nos hicieron mortales, desde allí
celebraremos el proyecto de durar, parar el sol,
ser —como los divinos— de repente.

Y hoy están aquí, en este nuevo muestrario de lo que se está escribiendo en Panamá, para los diversos lectores y diversos criterios, estos poetas con sus propuestas, con sus búsquedas y mutaciones de estilo, testigos de sus propias mudanzas, hacedores y creadores en la Post-Invasión y en la Continuidad que deben ejercer los pueblos después de alguna marca fuerte en su historia patria, de sus vueltas al polvo originario, de sus viajes por el istmo, de sus viajes por otras tierras, los viajantes de las aguas, de las trochas, de los aires, de sus fuegos, en sus credos y en sus estilos que mutan constantemente: Porfirio Salazar, Lucy Cristina Chau,  Edilberto González Trejos, Eyra Harbar, María Angélica León Roux, Lili Mendoza, Gorka Lasa, Aiban Velarde, Salvador Medina Barahona, Javier Medina Bernal, Mar Alzamora, Luis Calvo Rodríguez, Sofía Santim,  Jhavier Romero Hernández, Magdalena CamargoLemieszek, Victoria Mendoza y Franz Castro. Confluyen voces masculinas y femeninas en este coro que quizás en algún poema le dé una respuesta a un niño que quiera una explicación del cosmos y el orbe, que quiera un nombre o que quiera comprender algo de este XXI que se adviene y se deviene, con esos intentos y escarceos de tocar la inmortalidad, el exorcismo de la letra. Y aquí estarán, caminando al borde de un cuchillo infinito, en sus vuelos, hablándonos en el lenguaje de la primera placenta, con sus flamas, con los minerales, con sus memorias náuticas, con sus dragones de oro, con sus bailes multiétnicos, sus amores y desamores, antipajareos, desde sus caminos, desde sus cuartos blancos, desde sus cuartos con mosaicos y tigres, con sus guitarras y nonatos, con los que nacen y nacerán, volviendo a los dioses y ancestros profundos,  regalándonos esos testimonios para no morir sin fe; cada cosa tiene su nombre y hablo entonces y les dejo entonces, el poético estremecimiento. 

 

 

 

 

 

 

 

Porfirio Salazar. Nació en la ciudad de Penonomé, provincia de Coclé, el día 5 de marzo de 1970. Es Premio Nacional de Poesía Ricardo Miró (el reconocimiento más importante de las letras panameñas) en 1998 con la obra: No reinarán las ruinas para siempre, y en 1999, con la obra Ritos por la paz y otros rencores. En el 2008 obtiene el Premio Centroamericano de Literatura Rogelio Sinán con el libro Animal, sombra mía

 

 

CRÓNICA PARA NO MORIR SIN FE

Es difícil ajustar cuentas,

olvidar los pasaportes al abismo,

esos que compramos cuando la congoja

entraba a nuestra casa.

 

No es fácil mantener

la vigencia de la última foto,

porque el tiempo no perdona ni retrasa

la partida de sus trenes,

pero más difícil es mentirle a Dios

que siempre brilla en nuestros ojos,

como lámpara de aceite

en medio de la tregua

de unos ojos despiertos.

 

Durante siglos,

rotos harapos,

el amor ha marchado,

encendido con sombra,

rompiendo ventanas,

posando para ser fotografiado

en las crónicas del egoísmo.

 

Quien dispuso horrores,

supo extraviar el pan y la dulzura.

Son tantos los caídos

que los dedos de las víctimas

ya no alcanzan

para contar las agonías.

 

No hay Dios ni cielo

en medio de la calle,

sólo el hombre y sus horrores impunes.

 

Ojalá que cuando el hombre

proponga la paz,

Dios no haya muerto.

 

Del libro Ritos por la Paz y otros Rencores, 2000.

 

 

 

 

 

*****

Lucy Cristina Chau. Nació enciudad dePanamá en 1971.Premio Centroamericano de Literatura Rogelio Sinán 2009-2010, Premio Ricardo Miró 2008 y Premio Nacional de Poesía Joven Gustavo Batista Cedeño en el 2006. Es egresada de la Universidad de Panamá como Licenciada en Humanidades con especialización en el idioma inglés. Desde 1993 pertenece al Colectivo de Escritores José Martí, y desde el 2010 co-organiza el Festival Internacional de Poesía Ars Amandi, Panamá.

 

 

LA NEGRA

Hay una negra detrás de mis años

que mueve mis caderas cuando bailo.

Hay un hechizo que sucumbe a mis ojos:

la magia de la isla y el continente.

 

Me rindo con mi pelo rizado,

no le doy vueltas a mis labios carnosos.

Cualquier clase de tambor me pone el toque

yo le contesto con aromas diferentes.

 

Diosa, cumbia, samba, mambo,

no tiene nombre todo el ashé que enciende.

Acá llegó mi mama diciendo que era blanca,

y nadie le creyó cuando nació la negra.

 

 

 

 

 

 

***** 

Edilberto González Trejos. Nació en Santiago de Veraguas, República de Panamá el 24 de diciembre de 1971. Poeta y promotor cultural. Libros publicados: Balanceo y Dioses de Bolsillo.

 

 

MINERÍA ESPIRITUAL
I.
Soy minero ante tu veta virgen,
Labrador ante tu suelo intacto.

Te descubro.

Aquella rueda que gira sobre sí
Para volver al principio soy, vuelvo

Y te hallo
Clave escrita en mi pared.

 

 

 

 

*****

María Angélica León Roux. Nació en Caracas en 1972. Panameña-Venezolana. Realizó estudios de Filosofía en la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas. Tallerista de poesía del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos, año 2001. Premio de poesía Gustavo Batista Cedeño 2003 en Panamá, con el poemario La paciencia de lo oscuro. Algunos de sus textos han sido publicados en diarios, revistas y antologías.

 

 

YO HE DESEADO un mundo blanco

un cuarto

todo blanco

con paredes de cal pura

y una cama alba, leve

 

el piso ha de ser blanco

blanca ventana

suavemente las sillas

y una mesa

 

Yo he querido un mundo

un cuarto,

un tiempo de estímulos

sólo blancos

 

yo he querido un cuarto tenue

donde el único color

brote de mi cuerpo

como una palabra humilde y perfecta

como la bondadosa imagen que he esperado.

 

Yo he deseado un tiempo blanco

con un ventanal de vidrios limpios

tan limpios

sin reflejos

con un ventanal de cortinajes

leves

blancos

yo he deseado ser vaporosa y leve

como un dosel blanco

en un cuarto

en un sueño

 

Desde allí miro un prado verde

un prado, verde, como nunca el verde ha brillado

un prado que nace y procrea

como la luz de las cinco y media o de las seis

un prado en el que el sol

es un curvo horizonte

el dorado abrazo de las formas

una fina continuidad.

 

Yo he deseado un cuarto con vista al prado

una blanca levedad.

 

 

Del libro La Paciencia de lo Oscuro, 2004

 

 

 

 

 

*****

Eyra Harbar. Nació en Almirante, Bocas del Toro, 1972. Ha publicado las obras: Espejos (INAC, 2003) y Donde habita el escarabajo (Universidad Tecnológica de Panamá, 2002). En literatura, ha participado en recitales de poesía desde 1993. Su trabajo ha sido publicado en revistas locales e internacionales.

 

GUITARRA

Ayer me entregó

su cuerpo desnudo
y sentada entre mis piernas
fue dejándose amar
desde la boca.

 

Del libro: Donde habita el Escarabajo, 2002.

 

 

 

******

Gorka Lasa. Nació en ciudad de Panamá en 1972. Poeta y artista visual. Ha publicado El Equilibrio de los Hemisferios, Cantos de la Región Arcana y Viaje a la lejanía.

 

DRAGÓN DE ORO

                                   A Iker

Otro caminante de los sueños.
Hermano,
¿Has caminado por los sueños?
¿Has visto al dragón de oro devorar el corazón de los hombres?
¿Cuánto durará el encantamiento de la realidad?
Cansado estoy de tratar de enseñarle al mundo
que el sueño del sol es la estructura del templo
el viento de las voces es la ofrenda y el altar.
Lo demás pasará como los días
yo tendré que olvidarlo todo
como tantas otras veces.
Pero más allá de mi cuerpo impermanente,
está el soñador eterno que nos sueña.
Y en sus sueños
ya casi es de mañana.

 

Del libro: Viaje a la Lejanía, 2007.

 

 

  

 

 

******

Aiban Velarde. Nació en Ukupseni, Kuna Yala, 1973. Poeta e investigador de Koskun Kalu. Trabaja como profesor de español en Kuna Yala. Estudió en la Universidad  de Panamá. Aparece en la Antología Novísimos Poetas Panameños, INAC, 1998. Ganó el premio Pedro Correa Vásquez, Universidad de Panamá.

  

 

LA PRIMERA MORADA DE LOS ÁRBOLES 

Te hablo en el lenguaje de la primera
placenta
De la primerísima morada de los espíritus
Donde inhalo frente a ti
Hasta las hojas moradas de los árboles
En la estación profunda del parto
donde hacen estrépitos los cascabeles
El polvo se alza cual si fuera humo
se enreda y da vuelta y más vueltas
con sarteles floridos de jade
junto a los cañaverales
en la cercanía de las neblinas rojas
donde vive la codorniz blanca
donde la serpiente se enrosca
junto a las moradas de los halcones
en el lugar de nuestro origen
sus ramas apuntan donde emerge el sol
sus membranas apuntan hacia el horizonte
del alma.

Dancemos para los dueños de la fiesta
Bebamos, bebamos la chicha dulce
de la gran estilista del arco iris.

Volveremos a fincar nuestras raíces
en el sueño del universo y colgaremos todas
las hamacas
girando alrededor del sol
Y sólo entonces
todas las voces
volverán a fermentarse en un solo útero
hasta convertirse todo en la tinaja de oro…

 

 

 

 

 

*****

Salvador Medina-Barahona. Nació en Mariabé de Pedasí, Panamá, 1973. Poeta, ensayista y gestor cultural. Autor de varios libros de poesía, entre ellos: Pasaba yo por los días, Premio Nacional de Literatura “Ricardo Miró” 2009.

 

 

ELEGÍA AL HERMANO QUE NO TUVE

En el agua te fuiste, niño muerto,

invocación de los bellos días,

tenaz aura que aún dueles entre la espesura.

 

Hermano que no tuve,

presencia escrita en el latir fugaz de los dolores,

luminosa criatura que me asalta

y erige su haz de imágenes rotas,

han sido precisas todas estas sumas en el calendario.

 

Nadie te recuerda porque solo un grito derramaste

en las entrañas de quien te quiso.

Yaces como un eco allí,

estoy seguro, en las suturas

de tu célula embrionaria,

en las ansiedades ocultas y pretéritas

del corazón de mamá.

 

Si hubieras estado junto a mí,

este lugar estaría menos solo,

serías el hermano que entre tantos nunca tuve.

Me defenderías de mis demonios

y mis venganzas.

 

Tu soledad se quedó conmigo.

Los lugares que extraño

son los que tú debiste recorrer.

 

Esta forma del aullido que es tu ausencia

late hondo,

como una calle

que reaprende sus pálpitos y sus canciones.

 

Raptado por el agua te fuiste,

pequeño hombre.

 

Busco en lo poco que nos queda

la gota encendida de tu abrazo.

 

Del libro Pasaba yo por los días, 2010.

 

 

 

 

 

*******

Lili Mendoza. Nació en Ciudad de Panamá en 1974. Narradora. Premio Centroamericano de Cuentos Yolanda Oreamuno. Obra Publicada: Corazón de Charol A-go-gó.

 

 

EL VUELO 

He nacido ciega 
Y por error. 
Con una costilla rota
y canto de grillos en la lengua.

Vine a la costa, 
para verme 
entre los hombres, 
pero son torre blanca 
y los suyos 
son los ojos 
afilados 
de los leones 
del reino.

Así que me deshacen 
Carnicería Opus Mall 
44 
podio y teatro; 
única certeza 
que mis pies 
son tan lejanos 
como la tierra 

que me desconoce. 

 

 

 

 

 

******

Javier Medina Bernal. Nació en Ciudad de Panamá en 1978. Escritor y cantautor. Premio Nacional de Literatura de Panamá, Ricardo Miró 2011-Sección Poesía, con la obra Hemos Caminado Siglos esta Madrugada. Ha publicado sus textos en revistas literarias de Panamá y Latinoamérica. Es miembro del movimiento de cantautores panameños Tocando Madera, la Gira. En el año 2012 lanzó el disco Universo-Capítulo Uno.

 

 

LA LLUVIA AUMENTA.

Puedo sentirlo en el techo de mi casa.

Hace calor.

La lluvia pronto traerá truenos.

Me encantan los truenos. En el techo de mi casa hay goteras.

Si giro la cabeza hacia la izquierda

puedo ver el mosaico en donde caen las gotas.

El mosaico es amarillo con vetas verdes.

Las vetas verdes parecen islas sobre un mar de aguas amarillas.

El mosaico podría ser también la piel de un tigre con rayas verdes. 

Entonces el agua caería sobre el tigre. El agua tortura al tigre.

El tigre es sometido a tortura. Mi cuarto es un lugar de torturas.

Y ¿qué si la gotera cayera sobre mi pecho?

La gota iría cavando un hoyo 

y con el tiempo un charquito de lluvia y grumos de piel se iría formando.

Yo metería el dedo en el charquito y

saborearía el agua y, así de repente, se me antoja

que muchas cosas descubriría de la vida,

del tiempo y del espacio,

es decir, de la vida. 

 

Porque yo estoy convencido, aunque parezca lo contrario, 

de que la vida no es otra cosa que tiempo y espacio,

pero no un tiempo y un espacio como lo entiende la mayoría,

sino un tiempo y un espacio sujetos a mis caprichos,

un tiempo y un espacio que yo puedo moldear y torcer a mi manera.

Por ejemplo: ahora estoy aquí en mi cuarto

y soy un hombre y llueve,

pero al instante siguiente soy aquel tigre

y me escondo entre el follaje y acecho,

estudio cuál de entre todas es la presa más fácil y después,

sin llegar siquiera a atacar,

ya no soy el tigre sino la presa,

soy el ciervo, pero no el siervo de Dios,

sino el c(s)iervo del tigre,

un ciervo que se entrega,

que quiere morir en los dientes del felino a pesar de que huya.

Los ciervos son artistas del engaño.

Huir no es más que su forma de coquetear.

El ciervo es, en definitiva, el cazador.

El tigre es la presa.

Tiempo, espacio, suspiro. 

 

Del libro: Hemos caminado por siglos esta madrugada, 2012.

 

 

 

 

 

******

Mar Alzamora-Rivera. Nació en Ciudad dePanamá en 1981. Artista interdisciplinaria -música, poeta y compositora-, gestora, tallerista y docente. Obtuvo la Mención de Honor en el Concurso de Poesía Joven Gustavo Batista Cedeño en 2011. Se proyecta la publicación de su libro de poesía El día que no tuvo noche.

 

Antipajareo

Desde anoche empecé a creer que los pájaros se llevan las cosquillas de las fotos felices, los sombreros de fiesta, las sonrisas temporales y después se sientan en los postes de luz a cagar en el viento los recuerdos.

He decidido dejar de echarle la culpa a las fotos y los diarios: bien puedo matar a los pájaros o aguantarme la desazón de la melancolía.

Hoy me regalé un vestido de espantapájaros.

 

Del libro: El día que no tuvo noche

 

 

 

 

 

*******

Luis Calvo Rodríguez. Nació en Chiriqui en 1981.Poeta y abogado.  Premio Nacional de Poesía Joven 2011 con el poemario Fuegos de Barrio y arado.  Mención de Honor del Premio León A. Soto.

 

DE LA CUNA A LA TUMBA  

Miedo a sacar la cabeza por la ventana
a llorar valientemente
a sonreír con toda la fuerza de los pulmones
a las balas y las serpientes
miedo a los ruidos que acechan en la noche
y al prójimo que lo origina
a la cárcel infernal
o a los purgatorios hospitales
miedo a que la verdad
te empuje al ostracismo
a los perros ajenos
a los burócratas cara dura
a los disciplinados gendarmes
miedo al noticiero estelar
y su permanente música alarmante
al aumento de la canasta básica
o al de cualquier cosa
al cambio o al status quo
a los ríos y al fuego
a los vivos y a los muertos
miedo, mucho miedo
desde la cuna a la tumba
como para caminar siempre de puntillas.

 

 Del Libro: Fuegos de Barrio y arado.

 

 

 

 

 

 

*******

Sofía Santimes María Gilma Arrocha Castrellón. Nació en Ciudad de Panamá en 1982. Ha publicado con la ayuda del Círculo de Lectura Guillermo Andreve dos obras: El Rostro de la Soledad (Poesía, 2001) y Cenizas (Ensayo, cuento, teatro, 2002), laureadas por la sede del Banco Interamericano de Desarrollo en Washington y por el Centro Cultural Samadhi en Vicenza, Italia, respectivamente. En el 2005 la Casa de América la invita a compartir sus versos en el V festival poético La Poesía tiene la Palabra en Madrid, España.

 

CAMINO 

Sigue tu ruta, nadie te desviará del camino.
Como una hoja estás marcado.
Como una filigrana meciéndose en el viento.

Llevas música de arpas en tus adentros,
si tocas el violonchelo
entenderás que eres clavicordio,
y piano de cuerda.

Salta a las alturas,
que las nubes llaman tus antepasados.
Sumérgete en la tierra,
la madre es madre hasta el fin de los días

 

 

 

 

 

 

 

******

Jhavier Romero Hernández. Nació en Chorrera en 1983. Es poeta, director de teatro  y profesor de Literatura. En 2002 obtuvo el Premio de Poesía “Demetrio Herrera Sevillano”, por su poemario Delirios de la sangre. En los años 2004 y 2006 obtuvo Mención de Honor en el Concurso de Poesía Joven “Gustavo Batista Cedeño”, con las obras Poemas para encontrar a un ser humano y Meditación en un laberinto, respectivamente. Premio Nacional de Poesía Joven de Panamá por su libro Lluvia Inflamable.  Parte de su trabajo poético ha sido traducido al inglés, francés, portugués, maltés y macedonio.

 

FLAMA AZUL  

Para M.

 Hay un azul de flama que me espera

desde mucho antes de que el árbol por fin se deshojara. No sé cuál.

Tal vez el mismo árbol que amé desde la infancia.

Sé que no hay retorno a sus raíces,

sé que el asma en mis pulmones es su velamen agitándose en los vientos de la muerte.

Sé que ya su tierra no llenará mi boca,

no me hará escupir los pájaros

con los cuales pude hablar como un violín en la llovizna de tu sueño.

 

Trataré de recoger sus hojas,

de cortar mi corazón sobre su tronco,

colgaré tu trenza de la más herida de sus ramas,

pegaré tus fotos (las que nunca tuve), la pulsera aquella que rompí

porque no pude soportar la belleza del invierno en tus cabellos;

las cartas que nunca tuve el valor para entregarte servirán como mortaja de su otoño.

 

Sé que todo será inútil.

 

Sé que tú seguirás fija en tus barrotes,

que la mariposa que coloqué sobre tu pecho jamás abrirá sus ojos en tus ojos,

que nunca podrá su estambre penetrar en tus pestañas.

Sé que tendré frío hasta ser viejo,

que en cada espejo algo muy triste callará

cuando tu voz regrese a soplar sobre mis llagas,

como una criatura que llorando se alejó del mar

para morir en medio de la lluvia.

 

Del libro Lluvia Inflamable, 2010.

 

 

 

 

 

******

Magdalena Camargo Lemieszek. Nació en Polonia en 1987. Fue criada y educada en Panamá, cuya nacionalidad posee y donde vive y desarrolla su actividad literaria. Ha publicado hasta la fecha los libros de poemas: Malos hábitos y El espejo sin imagen. Ha obtenido el premio nacional de poesía joven en dos ocasiones.

 

  

INSOMNIO 

A veces, luego de una larga noche de insomnio, descubro que he soñado.

Recuerdo entonces una línea.

La línea podría ser una cuerda

que está sostenida en sus dos extremos por la nada,

y por eso tensa, casi hasta la ruptura.

Bien podría ser un dedo que señala el horizonte,

un dedo delgado y blanquísimo, porque no podría ser de otro modo,

y señala en la mitad del todo un lugar preciso.

Ahí, lo sé, una flor cerrada como un puño diminuto

se yergue lentamente apartando los oscuros minerales de la tierra.

Su tallo y sus raíces son un fuego verde

y no posee espinas ni hojas que alguna vez tengan que caer.

La brisa ha descendido únicamente para tocarle,

y porque hay cosas que están dadas solo para el frío

la flor se abre y de sus pétalos se derrama el agua,

hasta que los pétalos se vuelven agua

y en torno a la flor hay un mar recién creado,

un océano vacío de toda criatura

que en su extensión yace ajeno al límite trazado por las costas.

Solo entonces comprendo que llevo mucho tiempo

recorriendo aquella línea.

 

Tras de mí se enciende una constelación de jaspe,

y descalza, símbolo inequívoco de toda travesía,

ando en medio de la noche

sobre un cuchillo infinito.

 

Del libro inédito: Espejo sin imagen

 

 

 

 

 

 

*****

Victoria Mendoza. Nació en Ciudad de Panamá en 1987. Poeta y actriz. Premio de Poesía Gustavo Batista Cedeño 2013 por su libro Biografía del Daño, de próxima aparición.

 

 

1963

EPISODIO DE CARMEN CON SUS

HIJOS EN SU NUEVO HOGAR

Respiras y soy yo la que miente.

Soy  yo la que no quiere salir de este hueco

porque es delicioso y despiadado.

Las bestias a nuestro alrededor  nos atacan,

nos amurallan la casa en los alrededores

 

Sueño con perros negros y hocicos partidos,

y hay sangre que no existe y perros que no existen,

y me gusta mi hogar aunque nadie diga que sea mío

 

Existo y mis hijos están contentos entre jardines de papayas y buenas tardes.

El mayor nació ahorcado,

salió como una violeta negra a punto de morir.

Lo amaba, pero él no me pertenece, lo he enviado donde  su padre en el país de los olvidados.

Odio cuando me habla de aquellos seres,

pero su olor a ahorcado todavía lo guardo en mi vientre que está podrido

 

Lo amo más que a la otra, que es ingenua y es capaz de perderse persiguiendo

cualquier cosa que  vuele, ya se lo he dicho y ella se silencia en su orgullo de 7 años.

No le importa, prefiere estar sola frente a nuestra puerta roja que se desgasta  con sus

uñas. Nació de árboles cortados, ¿entienden?, ella nació vieja.

 

Tomo café para olvidar su pérdida, siempre en la taza amarilla, seis de la mañana.

Cuando ella va a la escuela con su anciano padre

yo me rompo en infinitas cosas innecesarias porque no soy necesaria y tú lo sabes.

Lo sabe también mi madre, el perro, las vecinas;

todos lo saben, y aún hay aguas inconfundibles como su pecho que ya no se abre para mí.

 

El niño ahorcado nunca me perteneció, va y viene cuando quiere, pero ya no lo quiero.

Los últimos días mira a su hermana como un fantasma y la asusta.

Le ha clavado un lápiz en el pecho para separarla entre animal y fantasma.

Él no llora, ella tampoco.

Me dicen que están bien.

Pero la niña tiene la punta del lápiz clavada en el pecho.

Y yo lloro, me asusto y todas las noches me acalambro,

pequeños tigres me sostienen los dedos con sus garras.

 

El hombre no ha vuelto, ya tiene hormigas caminándole en las piernas

y la mujer cada día tiene el pecho más abierto por la punta de un lápiz.

  

Del libro inédito Biografía del Daño.

 

 

 

 

*****

Franz Castro. Nació en Ciudad de Panamá en 1989. Estudiante de Medicina. Ha obtenido el Premio Nacional de Poesía Joven en dos ocasiones. Obra Publicada: Versos de amor imposible y La Antigua Furia y Pájaros sin alas

 

 

MEMORIAS NÁUTICAS

Anaximandro hablaba de un cilindro.

Sobre él, la plenitud del todo.

Aristóteles de esferas celestiales

refugio azul del hado de los dioses

que oculta nuestros ojos

del tétrico infinito.

 

Nosotros, los mortales

quisiéramos saber

qué habita en los confines de la tierra

 

En busca de ese monstruo, partimos de Mileto, navegando.

Ah, divina sorpresa que luego de mil soles,

de habernos despedidos de la imposible vida

de haber dejado todo

hayamos vuelto al punto de partida.

 

¿Será que aquella fiera del final somos nosotros?

 

 

 

 

 

*Javier Alvarado. Nació en Santiago de Veraguas en 1982. Ha sido galardonado con el Premio Nacional de Poesía Joven de Panamá Gustavo Batista Cedeño en los años 2000, 2004 y 2007, Premio de Poesía Pablo Neruda 2004 y Premio de Poesía Stella Sierra en el 2007. Poeta residente por la Fundación Cove Park, Escocia, Reino Unido 2009. Mención de Honor del Premio Literario Casa de las Américas de Cuba 2010 con su obra Carta Natal al país de los Locos (Poeta en Escocia).Primer Premio de los X Juegos Florales Belice y Panamá, León Nicaragua conOjos Parlantes para estaciones de ceguera. Premio Centroamericano de Literatura Rogelio Sinán 2011 en poesía con el libroBalada sin ovejas para un pastor de huesos.  Premio Internacional de Poesía Rubén Darío de Nicaragua por su libro El mar que me habita. Premio Internacional de Poesía Nicolás Guillén 2012 por su libro Viaje Solar de un tren hacia la noche de Matachín. Ha escrito a la fecha doce poemarios.

 

 

Poetas del Nuevo Milenio es un proyecto que convoca a 20 países de lengua española y lenguas romance. Busca explorar en las tendencias y temáticas que trabajan los nuevos autores del siglo XXI. El principal criterio de estas antologías virtuales es reunir a autores nacidos a partir de 1970 en adelante que, por lo menos, hayan publicado un libro de poesía y aporten con la calidad de su trabajo al panorama de la poesía actual de sus países. Poetas del Nuevo Milenio es coordinado por el poeta Fredy Yezzed y nace como un proyecto ligado a la investigación de la nueva poesía latinoamericana en la Universidad de Buenos Aires.

 

 

Fredy Yezzed. Bogotá, Colombia, 1979. Como investigador literario escribió el estudio Párrafos de aire: Primera antología del poema en prosa colombiano que publicó la Editorial de la Universidad de Antioquia (Medellín, 2010). Tiene publicado los libros de poesía: La sal de la locura, (Premio Nacional de Poesía Macedonio Fernández,Buenos Aires, 2010) y El diario inédito del filósofo vienés Ludwig Wittgenstein (Ediciones Del Dock, Buenos Aires, 2012). Actualmente está radicado en Buenos Aires, Argentina.

 

 

 


Fundación La Raíz Invertida
Derechos Reservados Fundación La Raíz Invertida 2015

Algunas de las imágenes utilizadas en el portal han sido obtenidas de la red y son de dominio público, no obstante, si alguien tiene derecho reservado sobre alguna de las fotografías y se siente perjudicado por su publicación , por favor , no dude en comunicarlo.
PONTE EN CONTACTO
Inscríbete a nuestras redes sociales
Recibirás boletines y noticias www.laraizinvertida.com