1249
14 Dic 2018 / 08:33 am

Fotografía: Lina Téllez

Publicamos una selección de Estefanía Angueyra (Bogotá, 1992). Es egresada de la carrera de Estudios Literarios de la Universidad Javeriana y en la actualidad se dedica a la traducción.

 

 

 

YARUMO

Untad el dintel y los dos postes con la sangre que estará en el lebrillo;
y ninguno de vosotros salga de las puertas de su casa hasta la mañana.
Éxodo 12:22

La tinta roja se alcanza a distinguir
en las puertas de madera

recuerda no salir
después de las ocho
esconder los libros
hacer silencio

hacer silencio
así se escuche
cómo patean cómo rompen
cómo abren la casa del vecino

cinco días de ver
en cuántas partes
se puede segmentar un cuerpo

de ver
cuántas piedras caben
en el estómago de un municipio

Aquí los árboles son perenes

y esos cinco días
siguieron creciendo
en la tierra seca

en el calor confuso

 

 

 

 


TIE A YELLOW RIBBON

Cuando el amado llegaba de la guerra
las norteamericanas ataban ribetes amarillos
alrededor de los robles
pensaban «la promesa sigue intacta»

Pero nosotros no somos Estados Unidos

aquí escasean las historias de amor
no existen esos árboles exuberantes
y en la única cinta amarilla que tenemos
se lee «peligro, no pase»

 

 

 

 


EUCALIPTO

Para ser luz erguida y veloz
el fuego siempre debe lamer algo

Debajo suyo algún cuerpo
una hoja                un tronco
se deja doblegar

brinda su espalda desnuda
y lo alza

el viento está encendido
y el pueblo huele a bálsamo
o a brujería

 

 

 

 

 

LA HUERTA

A Marosa di Giorgio

Unas alas
dolorosamente amarillas
nacarean por los senderos

cruzan los pastos
y entran a la casa

Las diminutas mariposas
como de fuego
como de miel
besan los ojos de la niña

confunden sus párpados
con orquídeas
con bailarinas ligeras

Pero la niña despierta
y ellas huyen
salen aterradas

Se van por el mismo sendero
blanquísimo                      pálido
espolvoreado de azúcar
o de veneno

La niña intenta perseguirlas
y ya en la ventana
y desde los espejos
entiende que no hay camino

algo extraño pegajoso
rocía las coles
y los pensamientos

La huerta brilla como nunca

 

 

 

 


OCASO

A Billie Holiday

Estoy preocupada, Billie, por tu futuro.
No hay manera de que sepas esto, así que te explico:
Desde que nací existe la tecnología
y avanza a una velocidad de miedo.

Hoy, por ejemplo, escribo este poema en mi celular.

Lo que quiero decir, antes de que desvaríe
es que cuando vuelven a aparecer ante mí
mis videojuegos de infancia
apenas si los reconozco.

Lo que antes fue nitidez absoluta
una paleta de mil colores
se ha vuelto, para mis ojos del siglo veintiuno,
un cuadro de máximo tres píxeles

(los pixeles son los puntos más pequeños
que conforman una imagen ahora, Billie
algo así como los quarks de las pantallas.

Pero tampoco sabrías qué son los quarks
porque los encontraron casi diez años
después de tu muerte).

Volviendo al punto: temo por tu destino.

No puedo negar que me cuesta ya escucharte
es difícil encontrar tu voz
entre la maraña de ruidos de una antigua
grabación de los años cincuenta.

Y si es así para mí, ¡imagínate lo que vendrá!

Toda tu tristeza, alguna luna azul,
las frutas que cuelgan del álamo,
y los veranos y las tormentas
comprimidas en un pixel,
en una partícula subatómica

en un zumbido como de mosquito.

 

 

 

 

SAL

Dentro de la fosa

los cristales brotan
en racimos

roca
para bendecir
o para lamer

(con violencia)

llegar al mar

su espuma como una sábana
en mi pie

arder los ojos
arder las manos

derretirse

 

 

 

 


VALENTINA

En los recreos
Valentina escarba las grietas
entre la tierra y los ladrillos

hasta encontrar una camada
de bichos diminutos

siempre logra tomar algún chanchito
posarlo en su mano

le gusta mirar
cómo se enrolla
e intenta de defenderse

cómo luego de un tiempo
se adapta                   vuelve a caminar
y su nueva tierra es la mano

pero Valentina
lo pincha con su lápiz
lo obliga a someterse una vez más
a su forma redonda

podría hacer esto por horas
pero suena la campana

 

 

 

 

LAS PROFESORAS

Es como si Dios no hubiera dibujado la realidad con un
trazo firme, y se hubiera limitado a una leve línea de puntos.
—Carlo Rovelli


De pequeña tuve que enfrentarme
a la terrible raza de profesoras monjas
nos volvían locas con sus
exámenes              sermones         interrogatorios
por quién se sacrificó Jesús
cuántos ave maría hay que rezar en la semana
cómo se saca un factorial
qué es un lente convergente
cuál es el mejor método anticonceptivo
qué se debe hacer después de ir al baño
a quién pertenece la Iglesia

y es que nosotras preferíamos
salir por los pastos de octubre
a ver los cucarrones volar
pero no, tocaba ojearlos por las ventanas
mientras en el tablero escribían
quién inventó el Cántico al hermano sol
qué significa kyrie eleison
qué es el Temor de Dios
nombre tres cualidades de las plantas
cómo murió Nietzche
qué mató a Foucault
dónde vive el diablo
existen o no existen las brujas
existen o no existen las quemas de brujas

veinte minutos de recreo
no eran suficientes para arrancar
todos los estambres de las veraneras
y convertirlos en aretes
o talismanes que volvieran trizas
nuestros oídos para dejar de escuchar
cuántos milagros realizó Juan Pablo II
quienes merecen el castigo de Dios
por qué los franceses y los alemanes se odian
cuándo debe hacer silencio una mujer
es primero la confesión o la hostia
qué ocurre si te besas con una compañera
cuantas briznas de pasto hay en el mundo
cuántos granos de arena hay en el mundo

todo se trataba de ganar una estrella
o una falla o un castigo o un regaño
porque las profesoras monjas
son como los campos gravitacionales
arquean               encorvan                  doblan
todo lo que tienen cerca

y cada vez que su energía
o maldad o exceso son mayores
el retorcimiento también crece

pero jamás pudieron quebrarnos
porque siempre fuimos más elásticas

porque siempre hay algo
que separa al dedo de aquello que toca
a la regla de aquello que golpea
a la risa de aquello que burla

 

 

 

 


Estefanía Angueyra (Bogotá, 1992). Es egresada de la carrera de Estudios Literarios de la Universidad Javeriana y actualmente se dedica a la traducción; algunas muestras de su trabajo aparecen publicadas en las revistas Otro Páramo, Círculo de Poesía y La Caída. Ha participado en distintos talleres artísticos y literarios.

 


Fundación La Raíz Invertida
Derechos Reservados Fundación La Raíz Invertida 2015

Algunas de las imágenes utilizadas en el portal han sido obtenidas de la red y son de dominio público, no obstante, si alguien tiene derecho reservado sobre alguna de las fotografías y se siente perjudicado por su publicación , por favor , no dude en comunicarlo.
PONTE EN CONTACTO
Inscríbete a nuestras redes sociales
Recibirás boletines y noticias www.laraizinvertida.com