269
15 Nov 2018 / 13:25 pm

 

 

Presentamos una muestra de poemas del libro A la espera del verano del poeta huilense Camilo Marroquín, el cual resultó ganador del Concurso de poesía José Eustasio Rivera.

 

 

Nada germinará, salvo la sed

 

Ya la brisa seca anuncia la llegada del verano,

pronto la ciudad será una enorme huella dactilar

de uno de los millones dedos fríos del sol.

                                                                                                              

La inteligencia de las flores echará raíz,

buscará el centro del hombre que no descansa,

el obrero tendrá que visitar de nuevo a la muerte.

 

Nada germinará, salvo la sed,

que embriaga a los sirvientes de la luna.

La tierra se congelará, y el joven aprendiz

estará a la espera de que germine un pensamiento anciano.

 

¿Dónde estaremos

cuando nuestra sombra se borre

de los muros del día

con su vientre lleno de estrellas?

 

 

He oído decir al viento

 

Se aproxima la noche,

silencioso es su trote,

y oscura su llegada.

 

Se acerca el tiempo

con su máscara brillante

que alumbra en las tinieblas

como una linterna en el sol.

 

¿Qué fue primero,

el huevo nocturno

o el ave de sol?

 

Estamos atrapados en medio

de dos muros,

la noche sin nombre y el día sin fecha.

 

He oído decir al viento

que somos libres

cuando amanece y se pone el sol.

 

 

Yo estoy en ti, amor

 

Yo estoy en ti, amor,

como un topo en la tierra

o un águila en las cuevas del cielo.

 

Yo estoy en ti, amor,

como la sangre en el árbol

y el viento por los caminos del río.

 

Yo estoy en ti, amor,

y tú no lo sabes,

soy un recuerdo de la infancia,

la primera luz que viste

cuando naciste

del reino de los muertos.

 

Yo estoy en ti, amor,

cuando me alejo

como un asteroide listo a colisionar

con el corazón de la vida.

 

 

Es doloroso el final

 

He mentido sin haber mordido la manzana

y, sin embargo, me cubrió el manto del pecado,

una sábana con la que se ocultan los ávidos de amor.

 

Todo gemido es una oración.

La tierra se llena como un cántaro de plegarias.

Ningún hombre miente cuando hace el amor.

 

Es doloroso el final

un parto de millones de estrellas,

aquí empieza el génesis:

con una mentira sudorosa,

el éxtasis de Dios.

 

Un orgasmo hace que el hombre abandone su piel

como una serpiente su alma.

 

 

El momento menos pensado

 

Tu cuerpo cambia con el paso de las lunas,

maduras con cada hora que cae del árbol,

y no sabes si es hombre o mujer

el nombre de tu futuro.

 

Esperas sumergido en las aguas de la muerte

mientras tu padre pasa los dedos por la superficie

del vientre de la diosa desconocida.

 

Un día demora lo que demora un universo en extinguirse.

Canta el tiempo entre las entrañas una canción de carne.

 

El momento menos pensado,

abrirás el sarcófago

y te sacudirás el polvo

de tu alma egipcia o azteca.

 

 

 

**

 

 

CAMILO ANDRÉS MARROQUÍN DÍAZ: Neiva, Huila,1992. Estudiante de Filosofía de la Universidad Nacional de Colombia. Autor de los libros: Huésped de la realidad (2012), Ecos y destinos (2014) y coautor de la antología: La persistencia de lo inútil (2016). Ha obtenido los siguientes premios: Segundo puesto en el concurso Nacional “La poesía de los objetos” que organiza la Casa de Poesía Silva. Mención de honor en el Concurso Nacional Universitario de poesía que organiza la Universidad del Externado, en el año 2014. Segundo puesto en el concurso de minicuento “Rodrigo Díaz Castañeda”. Primer lugar en el concurso de poesía José Eustasio Rivera.

 


Fundación La Raíz Invertida
Derechos Reservados Fundación La Raíz Invertida 2015

Algunas de las imágenes utilizadas en el portal han sido obtenidas de la red y son de dominio público, no obstante, si alguien tiene derecho reservado sobre alguna de las fotografías y se siente perjudicado por su publicación , por favor , no dude en comunicarlo.
PONTE EN CONTACTO
Inscríbete a nuestras redes sociales
Recibirás boletines y noticias www.laraizinvertida.com